Epidemia de Femicidios en Argentina

¡Ni una muerta más por ser mujer!

Un feminicidio cada 30 horas. Ese es el promedio de comisión de este delito en Argentina, según los datos proporcionados por la Asociación Civil “La Casa del Encuentro”. Un informe de la Investigación de Feminicidios elaborado por el Observatorio “Adriana Marisel Zambrano”  y la citada “Casa…” señala que durante el 2011, un total de 282 mujeres y niñas fueron asesinadas. El informe fue realizado basándose como todos los años en información extraída de las Agencias de Noticias Télam y DyN, además del seguimiento de casos en 120 diarios de circulación nacional y local.

Para La Casa del Encuentro, El término Feminicidio es político; constituye la denuncia desde los movimientos de mujeres a la naturalización en  la sociedad de la violencia sexista. El Feminicidio es una de las formas más extremas de violencia hacia las mujeres y consiste en “el asesinato cometido por un hombre hacia una mujer a quien considera de su propiedad”. Un valioso aporte del área de investigación de esta organización es la introducción del término “Feminicidio Vinculado”, para incluir y visibilizar a las victimas que fueron asesinadas al tratar de impedir el crimen o con el objetivo de destruir y castigar síquicamente a la mujer a quien consideran de su propiedad.

Es aterrador: el Feminicidio está aumentando de manera escandalosa en la República Argentina mientras el estado no entrega elementos jurídicos ni tampoco pone en marcha una red de apoyo a las víctimas y sus familias.

La Cruel Evolución de la Estadística

Basta con revisar las cifras recolectadas por La Casa del Encuentro y el Observatorio “Adriana Marisel Zambrano” durante los primeros 6 meses del 2011 para darse cuenta de lo grave de la situación: Entre el 1º de enero y el 30 de junio del año pasado, 151 mujeres y niñas fueron víctimas de este crimen. Entre las 151 víctimas del primer semestre de 2011, 58 fueron muertas por su esposo, compañero o novio y 27 por la ex-pareja. Respecto a la familia directa, los padres o padrastros son responsables por 7 de los crímenes mientras que otro tipo de familiares cometieron el delito en 13 casos. El documento registra 32 feminicidios en los que el asesino no tenía vínculo aparente con la víctima.

Respecto al rango de edad de las mujeres asesinadas, 55  tenían entre 31 y 50 años; el número de víctimas entre 19 y 30 años fue de 42, mientras que 14 adolescentes de entre 13 y18 años fueron victimas de feminicidio. Entre los feminicidas, el rango de edad es bastante  próximo al de las víctimas: 48 de ellos tienen entre 31 y 50 años, 34 tienen entre 19 y 30 años, 18 están entre 51 y 65 años; tristemente, 7 son adolescentes.

En este periodo, 42 mujeres murieron baleadas, 32 por puñaladas, 25 golpeadas. También hubo 19 víctimas incineradas, 11 asfixiadas, 9 degolladas y 6 estranguladas. Del total de víctimas que recoge la investigación,  26 mujeres habían denunciado que corrían peligro y 7 estaban en situación de prostitución.  La provincia que registró más feminicidios fue Buenos Aires, con 52 casos. Santa Fe está en segundo lugar, con 15 casos y luego de Córdoba, con 12.

Todo eso en seis meses.

Si las cifras del primer semestre del año que recién terminó nos parecen escalofriantes en demasía, revisemos el total de la cruenta matemática: 231 feminicidios en el año 2009, 260 en el 2010 y 282 el 2011. Esto, sin contar las víctimas colaterales: Los 346 hijos que quedaron huérfanos de madre en el 2011.La carnicería y el derramamiento de sangre vinculado a razones de género suma y sigue y el estado es incapaz  de llevar un registro oficial de las víctimas a fin de tener bases para la elaboración de leyes y políticas públicas.

Urge Prioridad para el Tema

La Casa del Encuentro es una de las pocas organizaciones que trabaja en el asunto y recoge información sistematizada de cada caso reportado. En Argentina, no está tipificada la figura penal del Feminicidio, no existen estadísticas oficiales al respecto. Los informes se basan en información extraída de los medios de comunicación por lo cual se sospecha que muchos casos quedan en el silencio y el número de víctimas es mayor.

El tema está en la agenda de los movimientos de mujeres a nivel mundial, sin embargo desde el poder político todavía no se le da la prioridad que merece. Es mi opinión personal que uno de los factores que impide, a la sociedad en su conjunto, asumir la violencia contra la mujer como un flagelo social, es la percepción de estos delitos como todavía vinculados al ámbito de lo privado, lo cual le resta impacto público. Un cambio en la manera de entender y asumir la violencia de género es fundamental en el avance del tema en la agenda y el aumento del respaldo a la tipificación del feminicidio como figura penal.

Un progreso interesante en esto último, se dio en el mes de diciembre de 2011 en los Tribunales del distrito de Lomas de Zamora, en la Provincia de Buenos Aires, cuando el juez Gabriel Vitale, cambió la carátula del caso de Fátima Catán de “Investigación sobre las causas de muerte” a “Homicidio calificado” por considerar que tiene el agravante de que fue cometido en el marco de la violencia contra la mujer. Fátima estaba embarazada y en agosto de 2010 murió, luego de ser quemada por su pareja en su casa de la localidad bonaerense de Villa Fiorito.

Argentina ocupa el cuarto lugar entre países de América Latina en cantidad de Feminicidios y/o crímenes vinculados al género después de México, Guatemala y Costa Rica.

Anuncios