Huda Shaarawi: Pionera del Feminismo Arabe

Huda Shaarawi en el centro con ocasión del Congreso del Sufragio Femenino. Roma. 1923: Foto: IMOW.

De familia adinerada, la egipcia Huda Shaarawi nació en 1879. Poseedora de una impresionante cultura, fué educada con tutores en casa. Aprendió literatura, economía y filosofía. A los 13 años contrajo matrimonio con su primo, un hombre que supo comprender y apoyar sus ideas feministas. En 1908 fundó una organización de ayuda a mujeres y niños, y en 1914, la Unión de Mujeres Egipcias. Tras la independencia de Reino Unido, los dirigentes egipcios le niegan al voto a la mujer, y se le impide la entrada al Parlamento. En 1923, muere su esposo, y libre de cualquier autoridad masculina, se entrega de lleno a la lucha por sus ideales.

Huda murió en diciembre de 1947, a los 68 años.

Es considerada entre los estudiosos una de las más importantes representantes del feminismo egipcio del siglo XX. Cabe mencionar aquí la diferencia entre Feminismo árabe y Musulmán o Islámico. Las Feministas árabes pueden también ser cristianas, ateas o no identificarse con ninguna religión en particular. Sus reivindicaciones se plantean desde la realidad de su etnia-nación en un contexto de colonialismo europeo en la región MENA ( Medio Oriente y Norte de África). El feminismo árabe no es opuesto naturalmente al islámico, pero tampoco es equivalente.

Shaarawi estuvo involucrada en proyectos filantrópicos durante su vida. En 1908, ella creó la primera sociedad filantrópica dirigida por una mujer egipcia, ofreciendo servicios sociales a mujeres y niños pobres. Ella argumentaba que un servicio social dirigido por una mujer era importante por dos razones: Primero, a través de su participación en dichos proyectos, una mujer podía ampliar sus horizontes, adquirir conocimiento práctico y dirigir sus objetivos hacia actividades más allá del hogar. Segundo, porque esos proyectos desafiaban la visión de que todas als mujeres eran criaturas de placer y seres en necesidad de protección.

Para Shaarawi, los problemas de los pobres se podían resolver a través de las actividades caritativas de los ricos, particularmente a través de donaciones y programas educativos. En su visión romántica de las vida de las mujeres pobres, las veía como receptoras pasivas de servicios sociales. Los ricos, en cambio, eran los guardianes y protectores de la nación.

Ella fue una activista feminista a lo largo de su vida. En 1914, ella fundó la Asociación Intelectual de Mujeres Egipcias. En 1923, fundó la Unión de Mujeres Egipcias, en la cual permaneció activa de por vida. Esta Unión estaba formada por mujeres de clase emdia y acomodada y llegó a tener 250 asociadas. La organización se enfocó en varios asuntos, particularmente en el derecho a voto, en mejorar y aumentar el acceso a educación de las mujeres, y cambios en las leyes de estatuto personal. Si bien no consiguieron todos sus objetivos, se le reconoce a la Unión haber sentado las bases de la lucha feminista posterior.

En ese tiempo, las mujeres en Egipto estaban confinadas a la casa o el harem. Cuando estaban en público, se esperaba que ellas mostraran mpdestia usando el pañuelo islámico sobre su cara y cabello. Shaarawi resintió esas restricciones al vestido  y movimiento femenino y comenzó a organizar conferencias para mujeres en tópicos de interés. Esto hizo que muchas mujeres salieran de su casa y ocuparan lugares públicos por primera vez.  En 1910, ella abrió una escuela para niñas.

Shaarawi estuvo muy involucrada en la lucha nacionalista egipcia, y tuvo un rol importante en organizar la marcha de mujeres de clase media y alta contra los británicos en 1919. En 1920, se volvió presidente del Comité Central Wafdist de Mujeres. A pesar de los esfuerzos de Shaarawi y otras activistas para conseguir la independencia, una vez lograda esta el nuevo gobierno les negó a las mujeres el derecho a voto. Luego, las prohibió del Parlamento Egipcio.

“Los Años del Harem” un libro que Shaarawi publicó en 1987 es el relato de primera mano del mundo privado del harem en el cairo colonial. Ella recuerda su niñez y temprana adultez en la reclusión de la clase alta egipcia, incluyendo su matrimonio a los 13 años. Algo que más tarde otra feminista de origen árabe, Fateema Mernissi, plasmaría en su propio testimonio a través de “Sueños en el Umbral”.

En la biografía de Huda Shaarawi destaca un gesto de enorme valor simbólico: en 1923 regresaba de Roma, donde había participado en una conferencia feminista internacional. Al llegar a la estación de EL Cairo se quitó el velo en público. Se produjo un impresionante silencio, seguido de aplausos y aclamaciones

Anuncios