Tallas Irreales para Mujeres Reales: El Drama y La Violencia de Comprar Ropa

La ropa debe reflejar el estilo de quien la usa

La ropa debe reflejar el estilo de quien la usa, no los estereotipos

Barrio de Once, Buenos Aires. Siete de la tarde y Karina, de 26 años, ha estado entra y sale de tiendas de jeans. Ha visitado más de 10, hasta que  encuentra un par de jeans que le quedan, aunque no son los que ella tenía en mente cuando salió de su casa. En vez de estar feliz con su compra, se siente frustrada y castigada por ser una mujer de talla grande. “Cada vez que salgo a comprar ropa, mi autoestima vuelve a casa peor de lo que salió. Salir a comprar me deprime, no siento la emoción que una mujer delgada podría sentir. Para mí, es de terror”.

Lo que le pasa a Karina, lo viven millones de mujeres que no son talla 6 o 36 norteamericana, la talla que se supone ideal para una mujer adulta, de acuerdo a los mandatos sociales y culturales o incluso tallas más pequeñas: “Cada vez que me doy cuenta de la necesidad de ropa nueva, pienso en el tormento que voy a tener que experimentar durante el día sin saber si voy a encontrar lo que estoy buscando, si tendré que resignarme a algo que en realidad no me satisface o, peor aún,volverme con las manos vacías porque no hay nada para mí. “

La falta de opciones de ropa para mujeres que usan tallas más grandes, refleja un estereotipo de belleza en la cultura argentina, que los críticos dicen que es difundida por los medios de comunicación y la publicidad. Los activistas y los funcionarios del gobierno están debatiendo un proyecto de ley nacional para regular las tallas de ropa. Mientras que algunas tiendas quieren mantener su derecho a dirigirse a un mercado determinado, están surgiendo nuevas tiendas para atender a las personas que usan tallas grandes. Además de una selección más amplia de tamaños, los defensores dicen que una mayor educación es clave para ampliar el concepto de país de la belleza.

Varias provincias promulgaron leyes en 2007 para regular los tamaños de la ropa, incluyendo Santa Fe, Mendoza, Entre Ríos, Santa Cruz y Córdoba. La Ciudad Autónoma de Buenos Aires cuenta con una ley de talles, al igual que la provincia de Buenos Aires, aunque sólo regula ropa adolescente. A nivel nacional, un proyecto de ley que rige las tallas de ropa obtuvo la aprobación de un solo cuerpo de la legislatura bicameral en 2009.

En 2007, una organización no gubernamental llamada Fundación Mujeres en Igualdad llevó a cabo un estudio de las áreas comerciales en los suburbios de Buenos Aires. En una encuesta de 35 establecimientos, el estudio encontró que no existe un sistema uniforme de tallas. Algunas tiendas utilizan tallas tales como 1, 2, 3 y 4, mientras que otros utilizan pequeñas, medianas y grandes, y otros utilizan de 19 a 37. Las tiendas no llegaban a tamaños superiores a 42, aunque los fabricantes producen tallas hasta la 56.

En enero de 2012, D’Alessio International Research encuestó a 268 mujeres en línea, de más de 18 años, de clase media de Argentina sobre su nivel de satisfacción con sus cuerpos. Noventa y seis por ciento respondió que en algún momento se sintió incómoda con el espejo. Mientras que el 17 por ciento dijo que había tenido una cirugía plástica, el 37 por ciento dijo que quería tener una cirugía para mejorar algún aspecto de su cuerpo.

Violencia en el Espejo

Sharon Haywood, fundadora y directora de AnyBody Argentina, una organización no gubernamental, vincula la falta de mayores tallas de ropa con una norma rígida de la cultura de la belleza. “La cultura visual en la Argentina es tóxica”, dice Haywood, quien también dirige Adios Barbie, un sitio web que promueve la aceptación del cuerpo. “No se puede caminar dos cuadras de la capital sin haber visto un cartel en la calle, la publicidad en los autobuses  o una revista en los kioscos que muestra a una mujer parecida a Barbie con poca ropa “.

La moda y los moldes tienen que ser a la medida de las mujeres reales

La moda y los moldes tienen que ser a la medida de las mujeres reales

La población de Buenos Aires refleja las distintas corrientes inmigratorias que esta ciudad portuaria ha sido testigo, de acuerdo con el Centro de Estudios Migratorios Latinoamericanos, que estudia los patrones de migración hacia y desde América Latina. A finales del siglo 19 y principios del siglo 20, hubo una fuerte afluencia de inmigrantes de España, Italia, Alemania, Polonia y Francia. En los últimos años, los inmigrantes proceden de países latinoamericanos, como Bolivia, Paraguay y Perú, así como de China y Europa del Este. Características, dimensiones y medidas del cuerpo deben reflejar esta diversidad. Pero Haywood dice que los medios de comunicación hace caso omiso de esta diversidad y en su lugar impone un estereotipo de las mujeres como el ideal de la belleza.

“La publicidad y los medios de difusión promueven sólo una imagen de la mujer: Las altas de finas manos y blancas muy rubias”, Haywood dice, “que, en realidad, no refleja la diversidad de las mujeres argentinas. Ellos glorifican un estándar de belleza que, para la mayoría, es inalcanzable. “

Haywood dice que esto afecta a la autoestima ya que la mayoría de las mujeres argentinas dificultades para encontrar ropa de moda en su tamaño. “Las mujeres y los jóvenes sólo tienen un ejemplo de lo que significa ser una mujer”, dice. “Esto tiene un efecto grave sobre la autoestima de las niñas y su propia imagen. Los jóvenes se encuentran en una etapa clave cuando forman su percepción de sí mismos y aprenden rápidamente que tienen que adherirse a esta imagen un social de la mujer con el fin de ser aceptado “.

Este fenómeno también contribuye a trastornos de la alimentación, como la anorexia nerviosa, señala. “A pesar que las raíces de los trastornos alimentarios son complejos, no me cabe duda de que la falta de tallas tiene un papel importante”, dice. “Es comprensible, entonces, que las mujeres y los jóvenes se sientan obligados a modificar su cuerpo con el fin de llevar la ropa que quieren”. Los datos aportados por la Asociación de Lucha contra la Bulimia y la Anorexia en 2011, reveló que la Argentina tiene la segunda tasa más alta de trastornos de la alimentación en el mundo, detrás de Japón. La asociación internacional que trabaja para prevenir y tratar los trastornos de la alimentación se basó en una investigación de un psiquiatra e investigador en Londres, quien encontró que el 29 por ciento de los argentinos sufren de un trastorno de la alimentación y una de cada 100 mujeres luchan con bulimia o anorexia.

Karina dice que se defiende de la discriminación cotidiana, porque su cuerpo no encaja en el estereotipo. “Hay mucha crueldad en la gente”, dice, “la discriminación e insultos disfrazados de silbidos”. Esto tiene consecuencias personales y profesionales para ella. “Para buscar un trabajo, la talla es una fuente de inseguridad para mí”, dice ella. “Y sin mencionar, que cualquiera se siente con derecho a invadir tu vida personal y te dicen que tienes que hacer dieta o te juzga por los estereotipos como sexualizada, perezosa o descuidada.”

Una Propuesta de Ley de Talles

Monique Altschul, directora ejecutiva de la Fundación Mujeres en Igualdad, la organización que llevó a cabo el estudio de investigación de tallas de ropa, dice que los medios de comunicación utiliza un doble discurso. “Los medios de comunicación tienen un doble mensaje”, dice ella. “Por un lado, se extienden las tendencias de la moda a través de sugerencias totalmente discriminatorias. Y al mismo tiempo, saben que el tema del talle es muy popular. “

Altschul y María Luisa Storani, miembro de la Cámara de Diputados, han elaborado un proyecto de ley nacional que regula el tallaje.  Su objetivo es que el Congreso de la Nación debata el tema en 2013.  Fundación Mujeres en Igualdad ha venido promoviendo el proyecto de ley a través de varios eventos en el año 2012, como por ejemplo, con un desayuno en el Palacio del Congreso en agosto. “La iniciativa ha sido bien recibida en el ámbito de la Cámara de Diputados de la Nación”, dice Storani. “Hay diputados que tienen un compromiso con la lucha por los derechos humanos y los derechos de género, que están más interesados ​​y comprometidos con lo que trata este”.

Haywood dice que es esencial llevar a cabo un estudio que pueda servir como base para una ley de talles.  En su sitio Sitio web invita a firmar una petición para la aprobación de una ley “coherente e integradora”. “Requerimos un estudio antropométrico sobre los cuerpos argentinos con el fin de poder hacer los tamaños para l@s argentin@s”, dice ella. “Cuando tengamos los datos antropométricos que pueden dar una gama de tamaños y medidas reales de la mujer argentina, una ley nacional de talles podrá ser creada, para que realmente sirva a los consumidores”.

Altschul dice que la resistencia a dicha legislación viene sobre todo de los miembros del sector empresarial vinculado a la industria de la moda, recordando el estudio de la organización en el 2007. “Hemos encontrado una posición monolítica”, dice ella. “Nos pidieron que olvidáramos la ley, porque sólo ibamos a dañar los intereses de los importadores, los fabricantes y comerciantes”.

Storani dice que la preocupación de los propietarios de negocios más grande es que la visualización de mayor tamaño le hará daño al prestigio de sus marcas. “Hay marcas específicas que son famosos por ser de moda, están a la venta para estar a la moda”, dice ella. “Y que no coincide con la imagen de “Mujeres Gordas”.

La Respuesta de los Comerciantes

S. Fernández, de 23 años, dirige una tienda de ropa en el barrio de Once. Niega que los comerciantes están boicoteando la ley de talles para mantener una imagen determinada. “Los comerciantes llevamos a cabo una actividad económica y, por tanto, respondemos a un determinado tipo de cliente que estamos buscando satisfacer”, dice ella. “Cada dueño de negocio tiene el derecho de seleccionar su mercado y a los que quiere vender. Es uno de los principios del marketing, y eso no es discriminatorio. Se trata simplemente de identificar el mercado, nada más. “

Educación y Aceptación del cuerpo: Dos objetivos para que cambie la cultura

Educación y Aceptación del cuerpo: Dos objetivos para que cambie la cultura

Fernández asegura que sus existencias de almacén tienen tallas grandes. Ella dice que quienes acusan a los comerciantes  de no tener amplia selección de tamaños más grandes ni mostrarlos, no tienen en cuenta las dificultades a las que se enfrentan también. “Eso es poner la culpa en un solo lado, sin tomar en cuenta los otros factores, como el tamaño de la empresa, la capacidad de producción, las posibilidades económicas de invertir en una mayor variedad de tamaños,no está bien” dice ella. “Lo ideal sería una situación en la que todos ganan, sin dividir las aguas entre el bien y el mal.”

Mientras tanto, algunas tiendas dedicadas a ofrecer mayores tamaños han surgido, como Syes, ubicada en la capital. Se vende camisas, chaquetas y pantalones de talla 42 a 56. Una clienta es Fabiola Jiménez, de 35 años, madre de tres hijos, que dice que pesa 75 kilogramos (165 libras). “Me encanta la ropa que venden aquí”, dice. “Es hermosa, y yo no me siento como si estoy usando un saco o para vestirse con el fin de cubrir mi cuerpo. Yo soy de una familia de talla grande, de caderas anchas, torsos anchos, y es una tragedia para mí comprar ropa, sobre todo después de tres niños. Pero aquí, encontré un lugar para venir a vestirme. “

Jiménez dice que este tipo de empresas considera a las mujeres de mayor tamaño en sus ofertas. “Lo bueno de estas tiendas es que se especializan en las personas como yo “, dice ella. “Así que ellos entienden por qué vienes.” Al mismo tiempo, la tienda ocupa un nicho comercial lucrativo. “Además, ellos ganan una clientela fiel que otras tiendas para mujeres delgadas no sirven”, dice ella.

Como estudiante de diseño, Karina dice que hay un nicho de mercado de las personas que usan tamaños más grandes, que la política de comercialización en grandes almacenes de ropa no tiene en cuenta. “Como diseñadora, creo que hay un mercado interesante con el deseo de vestirse bien, compuesto por personas de un tamaño más grande”, dice ella. “No me gusta usar la palabra” gorda “. Tiene una connotación peyorativa, y la gente de un tamaño más grande no es siempre por sobrepeso. A veces, su contextura es gruesa , sus huesos son anchos, pero no es grasa. Estas personas deben tener más atención de los diseñadores argentinos “.

Ella dice que, además de la promoción de una ley, la sociedad debe hacer hincapié en la educación desde edades tempranas. “La ley de talles no va a solucionar nada mientras no haya educación sobre el tema”, dice. “Hay que enseñar a la gente que no todo es imagen y reforzar la aceptación del cuerpo desde la infancia. El concepto de belleza tiene que cambiar, así como el enfoque de la industria de la moda. “

Karina espera que, a través de la educación, el país pueda lograr un cambio cultural con respecto a los estereotipos de belleza. “Hay que desarrollar una nueva ética de manera que facilite un cambio cultural y evitar el sufrimiento con respecto al cuerpo”, afirma.

Original en Inglés: “Argentine Legislators Consider Law to Regulate Clothing Sizes, Advocates Promote Positive Body Image” Por Vanessa Rivera de la Fuente Para Global Press Institute. Todos los Derechos Reservados

Anuncios