Sionismo Usa Peligrosa Droga en Mujeres Etíopes para Exterminar a Población Negra en Israel

Mujer Etíope

Mujer Etíope

Los informes dicen que los funcionarios israelíes de la salud prescriben drogas peligrosas de control de natalidad a las mujeres de color para reducir la población negra en Israel, de acuerdo a la información difundida por medios online internacionales.

Centros médicos en Israel utilizan el anticonceptivo Depo-Provera como método anticonceptivo a largo plazo de control para disminuir el número de bebés negros.

De acuerdo con un informe reciente, alrededor del 57 por ciento de usuarias del Depo-Provera del laboratorio Clalit en Israel son mujeres de color, que representan menos del dos por ciento de la población total.

Unos 90.000 etíopes han sido llevados a Israel bajo la Ley del Retorno desde la década de 1980, pero su judaísmo posteriormente ha sido cuestionado por algunos rabinos y se le pone en duda por muchos israelíes de a pie.

Los Etíopes están haciendo frente a una discriminación generalizada en el empleo, la vivienda y la educación, y recientemente se supo que sus donaciones de sangre se descartan sistemáticamente.

“Se trata de reducir el número de nacimientos en una comunidad que es negra y pobre en su mayoría”, dijo Eyal Hedva, autora del informe de Woman to Woman, una organización feminista con sede en Haifa, en el norte de Israel. “La política tácita es que sólo los niños que son blancos y Ashkenazi son deseados en Israel”, dijo, refiriéndose con este término a los Judíos europeos que fundaron Israel y siguen dominando sus instituciones.

Los grupos de mujeres fueron alertados del uso generalizado de Depo-Provera en la comunidad etíope en 2008, cuando Rachel Mangoli, que dirige una guardería para 120 niños etíopes en Bnei Braq, un suburbio de Tel Aviv, señaló que ella había recibido sólo un nuevo niño negro en los últimos tres años.

“Empecé a pensar en lo extraño que era la situación después de que tuviera que devolver la ropa de bebé donada, porque no había nadie en la comunidad a quien dar,” dijo ella.

Se acercó a una clínica de salud local que sirve las 55 familias etíopes en Bnei Braq y me dijeron que el gerente de la clínica habían sido instruidos para administrar las inyecciones de Depo-Provera a las mujeres en edad de procrear, aunque se negó a decir quién había dado la orden .

La Sra. Mangoli, que entrevistó a las mujeres, dijo: “Ellos no nos hablaron acerca de formas alternativas de anticoncepción o sobre los efectos secundarios ni nos dieron seguimiento médico”. Las mujeres se quejaron de una amplia gama de efectos secundarios asociados con el fármaco, incluyendo dolores de cabeza, dolor abdominal, fatiga, náuseas, pérdida de la libido y en general sensaciones de ardor.

Depo-Provera también se conoce por su efecto para disminuir la densidad ósea, especialmente entre las mujeres de piel oscura, que puede conducir a la osteoporosis en la edad adulta. Los médicos están preocupados por que es difícil o imposible ayudar a las mujeres que experimentan efectos secundarios severos, debido a que el medicamento se encuentra en su sistema durante meses después de haber sido inyectada.

La reputación de este sistema de anticoncepción se ha visto empañada por su asociación con África del Sur, donde el gobierno del apartheid la había utilizado, a menudo de manera forzosa, para limitar la fecundidad de las mujeres negras.

Tradicionalmente, sus usos principales han sido para las mujeres que se consideran incapaces de controlar su propia reproducción o acceder a otras formas de control de la natalidad, y para las mujeres que sufren problemas graves durante la menstruación.

Eyal dijo que se le había negado  la cooperación de los ministerios del gobierno, los médicos y la mayoría de las compañías de seguros de salud mientras realizaba su investigación.

El Ministerio de Salud no estaba disponible para hacer comentarios.

Racismo Abierto

La primera vez que Eyal preguntó acerca de Depo-Provera, en junio de 2008, el ministro de Salud de la época, Yaacov Ben Yezri, dijo que el alto número de etíopes que usaban la droga reflejaba una “preferencia cultural” para inyectables entre los etíopes.  Sin embargo, según cifras de la Organización Mundial de la Salud, tres cuartas partes de las mujeres en Etiopía prefieren como método anticonceptivo tomar la píldora oral.

“Las respuestas que hemos recibido de los funcionarios se manifestaron racismo abierto”, dijo Eyal. “Ellos sugieren que las mujeres etíopes debe ser entendidas no como individuos sino como grupo colectivo cuya reproducción es necesario controlar.”

Cuando Woman to Woman llevó a cabo un experimento mediante el envío de cinco mujeres no etíopes a los médicos a pedir Depo-Provera, todos dijeron que lo habían recetado sólo en casos muy excepcionales.

Mangoli dijo que era muy difícil hacer que las familias de inmigrantes etíopes hablaran, porque tenían miedo de que su  fidelidad al judaísmo se pusiera bajo sospecha y que podrían ser deportados si causaban problemas.

Sin embargo, las mujeres entrevistadas para el informe de forma anónima afirmaron que los funcionarios de los centros de absorción en Etiopía les aconsejaron tomar Depo-Provera, porque no habría fondos para apoyar a sus hijos cuando se quedaran embarazadas en Israel.

Esta política parece entrar en conflicto con los objetivos declarados del Consejo Demografía del país, un grupo de expertos encargados de concebir formas de persuadir a las mujeres judías a tener más bebés.

El consejo fue establecido en respuesta a lo que es  visto en Israel como una “guerra demográfica” con los palestinos, o la necesidad de mantener una mayoría judía en la región a pesar de las altas tasas de natalidad palestina. En un discurso con motivo del consejo en 2002, el ministro de bienestar social, entonces, Shlomo Benizri, se refirió a “la belleza de la familia judía que ha sido bendecido con muchos niños”.

Apartheid Desde el útero

Yali Hashash, investigador de la Universidad de Haifa, dijo que los intentos de restringir la fertilidad de las mujeres de Etiopía se hizo eco de las prácticas utilizadas en contra de las mujeres judías que inmigraron a Israel desde países árabes tales como Irak, Yemen y Marruecos en los primeros años del estado, en los años 1950 y 1960.

A muchas de ellas, dijo, se las alentó a usar DIU cuando el dispositivo estaba aún en fase experimental, porque los ginecólogos  israelíes consideraban a los árabes judíos como “primitivos” e incapaces de actuar “responsablemente”.

Las acusaciones de racismo oficial hacia los etíopes ganó prominencia en 2006, cuando se reconoció que durante muchos años todas las donaciones de sangre había sido descartadas por temor a que pueda estar contaminada con enfermedades.

También ha habido informes regulares de que a los niños etíopes se les niega plazas en las escuelas o se ven obligados a asistir a clases separadas.

En noviembre de 2012, un sondeo realizado entre empresarios de las principales profesiones, mostró que el 53 por ciento prefiere no contratar a un etíope.

Ruth Sinai, un periodista israelí de asuntos sociales para el periódico Haaretz, escribió recientemente que la discriminación que sufren los 120.000 etíopes del país se ve reflejada, en particular, por “las dudas por parte del estamento religioso del país sobre su judaísmo”.

La gente de color en Israel sufren discriminación generalizada. Randy Short del centro de la Dignidad Derechos Humanos y Paz de la Organización de Estados Unidos, dijo a Press TV que las cárceles israelíes están llenas de africanos y tienen un campo de prisioneros en la volátil península del Sinaí.

Short dio el ejemplo del ex ministro de Relaciones Exteriores israelí, Avigdor Lieberman como un miembro muy racista del parlamento israelí, que odia a los negros.

La gente de color en Israel son pobres, sin hogar y discriminados, ya que la ideología del sionismo los ve como sub-humanos, Short afirmó.

En Latinoamérica, la activista contra el racismo y la discriminación Gina Escheback señaló vía twitter que la noticia es  ”dolorosa, indignante, inhumana, despreciable, en 140 caracteres no podría explicar el repudio a esa política racista”. Escheback, colombiana afrodescendiente agregó además que : “son numerosas las denuncias de racismo contra lo afros en Israel, la medicación de Depo- provera y el hecho de considerarlos un ‘Cáncer’. “

Anuncios