Qal’bu Maryam :La segunda Mezquita de Mujeres en Estados Unidos

Soraya Deen

Foto: Soraya Deen lidera la oración comunitaria en la nueva Mezquita de Mujeres

La primera mezquita de mujeres en el norte de California abrió esta semana en Berkeley con una ceremonia de dedicación y oraciones en la Escuela Starr King para el Ministerio, una escuela de posgrado y seminario Unitario Universalista en LeConte Avenue.

Tal vez conveniente para un lugar de culto que está rompiendo con la tradición, su fundadora no es una líder de la fe, sino un activista.

Rabi’a Keeble, que se describe a sí misma como escritora, oradora y poetisa, así como activista, dice que es hora de que las mujeres musulmanas se acerquen y desafíen las normas patriarcales de la fe islámica.

“Al igual que Rosa Parks dijo que ya no podía tolerar sentarse en la parte trasera del autobús, tenemos que llevar la libertad a las mujeres musulmanas”, dijo Keeble, que vive en Oakland.

Qal’bu Maryam (el Corazón de María, o el corazón de María, la madre de Jesús) está diseñada para proporcionar a las mujeres musulmanas “un ambiente educativo islámico rico y abierto”. Es la primera mezquita de mujeres en el norte de California y sólo la segunda en la EE.UU. – la primera se abrió en Los Ángeles en 2015.

La mezquita dirigida por mujeres dará la bienvenida a todos, no sólo a las mujeres, según Keeble: nuevos conversos, musulmanes de toda la vida, no musulmanes, personas de todos los géneros y de todos los colores. Y a diferencia de muchas otras mezquitas, no habrá segregación por género. Las mujeres pueden orar donde quieran y todos oran juntos.

Keeble, quien se convirtió al Islam hace 13 años, dijo que la idea de la nueva mezquita nace de su frustración por la forma en que las mujeres están separadas de los hombres en la mayoría de las mezquitas, cómo se espera que se comporten y cómo son infantilizadas por los imanes, líderes de la oración de la mezquita.

“Durante 13 años he estado en habitaciones separadas sin ventanas, a menudo sin poder ver la cara del imán”, le dijo a Berkeleyside. “Ya he tenido suficiente de la idea de que los hombres son como Dioses y  toman una decisión sobre mi vida como una mujer musulmana: Las mujeres son controladas y juzgadas y se les niegan ciertos derechos”.

Keeble cita ejemplos de prohibiciones como relacionarse con hombres, usar maquillaje e incluso depilarse las cejas.

Ella señala que el papel de una mezquita y su líder es apoyar a la comunidad a la que sirve, pero siente que muchos imams están mal equipados para desempeñar ese papel.

“Muchos imanes provienen de pequeños pueblos y no son educados”, dijo. “Recitan el Corán y pueden leer árabe, pero no necesariamente tienen las habilidades necesarias para tratar con aspectos complejos de la sociedad”.

Keeble, graduada de Starr King, subraya que ella no está en contra de la fe islámica. En efecto, ella se convirtió después de ser “nominalmente cristiana”, porque, dice, el Islam apeló a todos sus sentidos, espiritualmente y al alma.

“Es una hermosa religión”, dijo, “Y una fe que yo puedo encarnar”.

Más bien, se trata de que la fe sea aplicable a la vida contemporánea en 2017, dijo, y de que  hombres y mujeres musulmanes puedan adorar y aprender como iguales.

En la ceremonia de inauguración, a la que asistieron unas 50 personas, Keeble habló del lugar central de las mujeres en la fe islámica y de la misión de la nueva mezquita.

“Qal’bu Maryam recentrará y reorientará lo que nuestra fe ya abraza, pero ha sido obstruida por el patriarcado”, dijo. “Esta es una mezquita donde las mujeres encontrarán su lugar en el mundo y adorarán juntas”.

Fuente: Berkeleyside

Anuncios