¿Por qué estás tan Enojada? #NiUnaMenos

daywithoutwomancolumn

a @canvelita por la inspiración, a todas las que luchan y por las que no están.

Un nuevo 8 de Marzo.
Otro año protestando
Otra tarde tomando las calles de nuestras ciudades en todo el mundo
En Roma, en Lima y Santiago de Chile
Un nuevo eslogan, una nueva pancarta, para la misma rabia.

Un hombre decente, de esos que se definen como un buen ciudadano y padre de familia, se para frente a mí diciendo: “¿Por qué estás tan enojada? … ¿Por qué las feministas están tan enojadas? Te pregunto, Feminista: ¿Por qué estás tan jodidamente enojada?”

¿Por qué estás enojada?
Porque mi amiga fue a la policía para denunciar que su esposo la golpeaba y no le aceptaron la denuncia. Cuando regresó a casa, su esposo la golpeó de nuevo.

¿Por qué estás enojada?
Tengo 16 años y todos los días después de la escuela, hombres mayores me gritan cosas sexuales en la calle, incluso me siguen y cuando me enojo y les digo que no lo hagan, dicen que estoy siendo grosera … tengo miedo de caminar en la calle.

¿Por qué estás enojada?
Porque Marita Veron, mi vecina, salió y no ha regresado. La policía le dijo a su madre que no se preocupara, que seguramente Marita estaba con un novio, pero ella no ha regresado a casa desde 2002.

¿Por qué estás enojada?
Tengo 12 años y un profesor en la escuela me tocó debajo de la falda. Me dijo que no dijera nada y cuando le dije al Director, no me creyó.

¿Por qué estás enojada?
¿Puedes entender lo que digo? Ya no veo a mi hija. Soy Joane Florvil, inmigrante de Haití. No hablo español. Me acusaron de abandonar a mi hija. Nadie me escuchó. Luego de un mes de abuso institucional por parte del Estado de Chile, me morí.

¿Por qué estás enojada?
Porque vi en la televisión cómo un hombre decía que las mujeres merecían ser violadas a veces y la gente a su alrededor se reía; muchas niñas crecerían pensando que eso era normal.

¿Por qué estás enojada?
Fui violada en grupo cuando volvía del trabajo. Fui a la policía, hice la denuncia, identifiqué a mis atacantes y un mes después, el tribunal los liberó. Soy Macarena Marín. Tenía que vivir con eso cada día. No pude soportarlo. Me ahorqué.

¿Por qué estás enojada?
Soy una niña en Nigeria y al amanecer pasaré por el rito de la mutilación genital. Una anciana de la villa cortará mi clítoris con una hoja de afeitar oxidada, mientras mi madre y mis tías me sostienen para que no me mueva. El dolor será insoportable y si logro sobrevivir a las infecciones y al sangrado, sufriré el resto de mi vida a causa de la fistula.

¿Por qué estás enojada?
Porque fui a caminar a la playa y me asesinaron. Mi nombre es Lola Chomnalez y tengo quince años.

¿Por qué estás enojada?
Porque me asesinaron y tiraron mi cuerpo en un basurero a 7 cuadras de mi casa y los criminales siguen impunes. Mi nombre es Candela Sol Rodriguez.

¿Por qué estás enojada?
Porque mi profesor me violó y me estranguló. Luego arrojó mi cuerpo a un bosque. El 12 de febrero hubiese cumplido 17 años. Mi nombre es Anahí.

¿Por qué estás enojada?
Porque todos mis hijos son el producto de la violación conyugal y mi esposo también violó a mis hijas. Nunca dije nada, me comí la rabia porque el sacerdote me dijo que el silencio era una virtud.

¿Por qué estás enojada?
Porque estuve 10 años encerrada en una prisión en El Salvador. Mi nombre es Teodora Vásquez. Sufrí un aborto involuntario mientras trabajaba como limpiadora en una escuela. Aún con la hemorragia, la policía me arrestó. Fui declarada culpable de asesinar a mi bebé por nacer.

¿Por qué estás enojada?
Soy una activista ambiental. Denuncié acoso, amenazas graves de muerte y violencia contra mí y mi familia. En la medianoche del 2 de marzo de 2016, un sicario me disparó en mi propia casa. Soy mujer, soy indígena, soy hondureña… soy Berta Cáceres

¿Queda claro? No preguntes sobre nuestra lucha, como si fuera sólo un dolor de cabeza en un mal día…  en cada mal día estamos organizando la rabia desde las raíces del dolor y las entrañas de nuestra memoria.

Un nuevo 8 de marzo.
Otro año protestando
Otra tarde tomando las calles de nuestras ciudades en todo el mundo
En Buenos Aires, en Rabat y Nueva York
Un nuevo eslogan, una nueva pancarta, para la misma rabia

#NiUnaMenos

Anuncios