Tu Islam es Personal: Consejos para Mujeres Conversas

hy720rhk4l_930x525

Aunque cada trayectoria y cada persona son únicos en sí mismos, hay algunos consejos clave, experiencias y puntos de vista que, en mi opinión, son como polvo de oro para las conversas al Islam. Como soy mujer y también tengo algunos temas específicos de género, me gustaría presentar mis consejos para mujeres conversas al Islam.

Sigue tu viaje espiritual individual a tu ritmo
El Islam se trata de ti, de Allah y de nadie más. Obviamente, tendrá un impacto en los demás y deberías tratar con otras personas respetuosamente, pero no debes hacer todo al mismo tiempo o de acuerdo con lo que X, Y y Z dice. Tú tienes el control. Estás haciendo esto por ti y nadie más. NO te sientas presionada a hacer algo con lo que no te sientas cómoda.. y esto vale incluso para el momento en que decidas usar el velo islámico: No es obligatorio y nadie puede obligarte a ello. Que te digan que DEBES usarlo o hacer cualquier otras cosa relativa a la Fe para lo cual no estés lista, si quieres ser una buena musulmana, es VIOLENCIA.

No confíes en Sheikh Google
Internet es un lugar solitario y peligroso de extremismo, información errónea e intolerancia frente a otros musulmanes (chiíes, suníes, ahmadi, sufíes, etc.) y no musulmanes. Habla con personas que conocen tu contexto cultural, busca buenos expertos y confía en amigos de confianza. También recuerda que tus amigos y familiares no musulmanes son más sabios de lo que crees. Además (lo más importante) – ¡un poco de sentido común es de gran utilidad!

Mantén tu nombre
Tus padres te conocen desde hace décadas por un nombre. No los obligues a llamarte por tu nuevo nombre ‘musulmán’, especialmente uno que no puedan pronunciar. NO es obligatorio que lo cambies, no hay tal cosa como un nombre musulmán. Tú eres una musulmana con un nombre e identidad cultural propia.

No te vistas como si fueras a una fiesta de disfraces
Incluso si eliges usar hiyab, es posible que desees comenzar con ropa modesta al estilo occidental. No te disfraces, el Islam es una Fe universal y la gente que la práctica se viste de acuerdo a lo que se usa en sus países y culturas. No busques ser o parecer alguien que no eres porque la mejor experiencia espiritual es la que se vive desde la autenticidad. Si optas por un tipo de vestuario en particular, que sea la expresión de la concordancia entre tu espíritu y tu apariencia.

No actúes como si estuvieras en una secta
Mantén lazos con tus amigos y familiares no musulmanes. También puede ser una buena idea no hablar sólo de Islam todo el día. Has iniciado un camino espiritual PERSONAL. No abrumes a los demás. No te pongas a dar lecciones de moral ni a juzgar sus decisiones, no bombardees a tus contactos de Facebook con diatribas religiosas no solicitadas… vaya, que no te pongas pesada.

No te apresures contraer matrimonio
Algunas personas se apresuran a casarse después de su “shahada” o profesión de fe, porque se les dice que es la forma obligatoria de “completar el din” y aumentar la fe. Otras mujeres siguen sus fantasías bien alimentadas por el orientalismo y las telenovelas. ¡Pero ALTO! No tome decisiones sin pensarlo detenidamente.

No existe el musulmán de tus sueños, así como tampoco el príncipe azul. Aquí y allá, hay personas buenas y no tan buenas, inmaduras y responsables, hombres vagos y maltratadores, es decir, casarte con un hombre árabe o de Medio oriente no garantiza que tendrás un buen matrimonio islámico. El ideal de amor conyugal musulmán está basado en valores, no en razas ni nacionalidades, y los valores los portan las personas, independiente de su idea de Dios.

No te desesperes
Siendo una conversa al Islam, enfrentarás muchas tribulaciones. Sin embargo, no hay nada que no puedas superar y nunca te desesperes en Allah. Dios te guió hacia el Islam, buscaste la respuesta y la encontraste. Sé feliz y recuerda constantemente las bendiciones en tu vida. Lee sobre las mujeres musulmanas en la historia y sobre las muchas mujeres que están haciendo cosas importantes dentro y fuera de sus comunidades religiosas. Regocíjate en ser musulmana y con todo lo que se cruce en tu camino; es para mayor felicidad y para un mayor aprendizaje.

 

Por Jocelyn Santelices

Anuncios