Declaración Articulación Feminista de Nicaragua ante Represión de Ortega y Murillo

nicaragua-unrest-feature

Difundimos comunicado recién llegado de la Articulación Feminista de Nicaragua contra la represión que desde hace 4 días ejerce allí el gobierno encabezado por Ortega y Murillo

¡BASTA YA DE VIOLENCIA Y REPRESIÓN!
COMUNICADO DE LA ARTICULACIÓN FEMINISTA NICARAGÜENSE

Diversas redes y colectivos feministas locales, regionales y nacionales, expresamos nuestra más enérgica condena al gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo frente a la cruenta represión desatada en contra de estudiantes universitarios que durante los últimos días han protagonizado protestas pacíficas por las recientes reforma a la seguridad social, aprobada por el Instituto de Seguridad Social(INSS) y ratificada por decreto ejecutivo de Ortega, en un claro acto de violación a la Constitución Política de Nicaragua.

El gobierno Ortega-Murillo ha organizado la represión contra jóvenes universitarios y la población que les apoya activamente, conjugando las fuerzas antimotines de la Policía Nacional con las fuerzas paramilitares integrados por jóvenes supuestamente organizados en lo que ellos denominan “Juventud Sandinista”.

Hasta la tarde del 21 de abril se han contabilizado 25 jóvenes asesinados en Managua, Masaya, León, Estelí, Tipitapa y Ciudad Sandino. La mayoría murieron a consecuencia de balas disparadas por antimotines y paramilitares. Además, se registran 43 jóvenes desaparecidos, decenas de encarcelados y heridos.

La violación de los derechos humanos llega al punto de perseguir a las personas que solidariamente recolectan víveres y medicinas para llevarles a las y los universitarios que permanecen en las universidades resistiendo a los ataques de los antimotines y paramilitares.

En un despliegue de cinismo e irresponsabilidad el gobierno Ortega-Murillo ha pretendido responsabilizar a las y los jóvenes universitarios de los daños provocados a establecimiento s públicos y privados, sin embargo existen evidencias contundentes de que dicha destrucción es responsabilidad de las fuerzas paramilitares, protegidos por los antimotines, quienes no solo han quemado una radio privada, sino, han robado equipos de filmación y celulares a periodistas y estudiantes.

El gobierno Ortega-Murillo en el afán de impedir que los pocos medios de información independientes que todavía subsisten en el país informen a la ciudadanía, cerró de facto varios canales de televisión incluyendo 100% Noticias, Canal 12 y Canal 23.

En un intento de desmovilizar a la población que en todo el país está protestando por las reformas inconstitucionales a la seguridad social, el gobierno ha ofrecido al Consejo Superior de la Empresa Privada retomar las negociaciones que han sostenido durante más de una década en torno a temas económico-empresariales, sin asumir ningún compromiso con el cese de la represión y el castigo a los responsables de los asesinatos y otros atropellos cometidos durante los últimos días.

En este escenario de violencia institucionalizada, el movimiento de mujeres y feminista de Nicaragua, quienes hemos vivido la represión y violación sistemática de nuestros derechos humanos con un gobierno patriarcal, excluyente y misógino durante los últimos 11 años, expresa nuestras demandas:

1. Cese inmediato de la represión en contra de las y los estudiantes universitarios, sus familias y las comunidades que se han movilizado para respaldar sus luchas.
2. Asegurar atención médica de calidad a los jóvenes heridos que han sido llevados a los hospitales públicos y velar por su integridad.
3. Liberar a todos los jóvenes que han sido encarcelados por la policía nacional y respetar su integridad.
4. Dejar de perseguir y golpear a las y los jóvenes que han participado en las protestas.
5. Castigar a los paramilitares y antimotines que cometieron actos de brutalidad en contra de las y los jóvenes.
6. No tomar ningún tipo de represalias en contra de las y los estudiantes universitarios que participaron en las protestas.
7. Respetar de manera irrestricta la libertad de prensa y evitar cualquier tipo de censura a las y los periodistas.
8. Abstenerse de su intento de control de las redes sociales y de los pocos medios de información independientes que han logrado sobrevivir.
9. Derogar a lo inmediato las reformas a la seguridad social y tomar con responsabilidad las propuestas formuladas por voces especialistas en seguridad social, incluyendo la rendición de cuentas y el pago que le corresponde hacer al gobierno a esta institución.
10. Respetar el derecho de la ciudadanía nicaragüense, de organizarse libremente y expresarse sin ningún tipo de coerción estatal, tal y como ha ocurrido de manera sistemática durante más de una década.
11. Abstenerse de utilizar a las y los trabajadores del Estado para participar en acciones políticas que violentan la libertad de conciencia y de movilización.
12. Respetar la autonomía universitaria consignada en la Constitución Política, rompiendo con las actuales lógicas de partidización.

El movimiento de mujeres y feministas nicaragüense en sus diversas expresiones, reitera su compromiso con la defensa de derechos, incluyendo el derecho a vivir una vida digna y libre de todas las formas de violencia.

Animamos a la sociedad nicaragüense, a no dejarse intimidar y continuar solidarizándose con la causas justas que defienden las mujeres, las y los jóvenes, el campesinado, los pueblos indígenas y afrodescendientes, los colectivos LGTB y todos aquellos grupos que quieren vivir en una sociedad verdaderamente democrática.

Managua, Nicaragua 21 de Abril, 2018.

Anuncios

¿Por qué estás tan Enojada? #NiUnaMenos

daywithoutwomancolumn

a @canvelita por la inspiración, a todas las que luchan y por las que no están.

Un nuevo 8 de Marzo.
Otro año protestando
Otra tarde tomando las calles de nuestras ciudades en todo el mundo
En Roma, en Lima y Santiago de Chile
Un nuevo eslogan, una nueva pancarta, para la misma rabia.

Un hombre decente, de esos que se definen como un buen ciudadano y padre de familia, se para frente a mí diciendo: “¿Por qué estás tan enojada? … ¿Por qué las feministas están tan enojadas? Te pregunto, Feminista: ¿Por qué estás tan jodidamente enojada?”

¿Por qué estás enojada?
Porque mi amiga fue a la policía para denunciar que su esposo la golpeaba y no le aceptaron la denuncia. Cuando regresó a casa, su esposo la golpeó de nuevo.

¿Por qué estás enojada?
Tengo 16 años y todos los días después de la escuela, hombres mayores me gritan cosas sexuales en la calle, incluso me siguen y cuando me enojo y les digo que no lo hagan, dicen que estoy siendo grosera … tengo miedo de caminar en la calle.

¿Por qué estás enojada?
Porque Marita Veron, mi vecina, salió y no ha regresado. La policía le dijo a su madre que no se preocupara, que seguramente Marita estaba con un novio, pero ella no ha regresado a casa desde 2002.

¿Por qué estás enojada?
Tengo 12 años y un profesor en la escuela me tocó debajo de la falda. Me dijo que no dijera nada y cuando le dije al Director, no me creyó.

¿Por qué estás enojada?
¿Puedes entender lo que digo? Ya no veo a mi hija. Soy Joane Florvil, inmigrante de Haití. No hablo español. Me acusaron de abandonar a mi hija. Nadie me escuchó. Luego de un mes de abuso institucional por parte del Estado de Chile, me morí.

¿Por qué estás enojada?
Porque vi en la televisión cómo un hombre decía que las mujeres merecían ser violadas a veces y la gente a su alrededor se reía; muchas niñas crecerían pensando que eso era normal.

¿Por qué estás enojada?
Fui violada en grupo cuando volvía del trabajo. Fui a la policía, hice la denuncia, identifiqué a mis atacantes y un mes después, el tribunal los liberó. Soy Macarena Marín. Tenía que vivir con eso cada día. No pude soportarlo. Me ahorqué.

¿Por qué estás enojada?
Soy una niña en Nigeria y al amanecer pasaré por el rito de la mutilación genital. Una anciana de la villa cortará mi clítoris con una hoja de afeitar oxidada, mientras mi madre y mis tías me sostienen para que no me mueva. El dolor será insoportable y si logro sobrevivir a las infecciones y al sangrado, sufriré el resto de mi vida a causa de la fistula.

¿Por qué estás enojada?
Porque fui a caminar a la playa y me asesinaron. Mi nombre es Lola Chomnalez y tengo quince años.

¿Por qué estás enojada?
Porque me asesinaron y tiraron mi cuerpo en un basurero a 7 cuadras de mi casa y los criminales siguen impunes. Mi nombre es Candela Sol Rodriguez.

¿Por qué estás enojada?
Porque mi profesor me violó y me estranguló. Luego arrojó mi cuerpo a un bosque. El 12 de febrero hubiese cumplido 17 años. Mi nombre es Anahí.

¿Por qué estás enojada?
Porque todos mis hijos son el producto de la violación conyugal y mi esposo también violó a mis hijas. Nunca dije nada, me comí la rabia porque el sacerdote me dijo que el silencio era una virtud.

¿Por qué estás enojada?
Porque estuve 10 años encerrada en una prisión en El Salvador. Mi nombre es Teodora Vásquez. Sufrí un aborto involuntario mientras trabajaba como limpiadora en una escuela. Aún con la hemorragia, la policía me arrestó. Fui declarada culpable de asesinar a mi bebé por nacer.

¿Por qué estás enojada?
Soy una activista ambiental. Denuncié acoso, amenazas graves de muerte y violencia contra mí y mi familia. En la medianoche del 2 de marzo de 2016, un sicario me disparó en mi propia casa. Soy mujer, soy indígena, soy hondureña… soy Berta Cáceres

¿Queda claro? No preguntes sobre nuestra lucha, como si fuera sólo un dolor de cabeza en un mal día…  en cada mal día estamos organizando la rabia desde las raíces del dolor y las entrañas de nuestra memoria.

Un nuevo 8 de marzo.
Otro año protestando
Otra tarde tomando las calles de nuestras ciudades en todo el mundo
En Buenos Aires, en Rabat y Nueva York
Un nuevo eslogan, una nueva pancarta, para la misma rabia

#NiUnaMenos

Silvia Federici: Mujeres, Cuerpo y Acumulación Originaria. Calibán y la Bruja.

La escritora y activista feminista Silvia Federici estudió la cacería de brujas como un periodo fundamental para el advenimiento del capitalismo y el establecimiento del control del Estado sobre el cuerpo de las mujeres para asegurar y disciplinar el trabajo reproductivo. Cualquier práctica o saber ajeno a esta lógica de división sexual de trabajo era señalado de brujería y castigado severamente. Se trata de un estudio sumamente importante para entender la relación entre la acumulación del capital y el control sobre el cuerpo de las mujeres, aún en nuestros días.

Datos de la conferencia:
Ponente: Silvia Federici
Ponencia: Calibán y la Bruja: Mujeres, cuerpo y acumulación originaria.
En el marco del Proyecto PAPIIT “Modernidades alternativas y nuevo sentido común”.
Fecha: Lunes 28 de octubre
Lugar: Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM

Simone de Beauvoir: No se Nace Mujer

 

Simone de Beauvoir autora de El segundo sexo, texto sobre lo que había significado para ella el ser mujer, comenzó a investigar acerca de la situación de las mujeres a lo largo de la historia y escribió este ensayo que aborda cómo se ha concebido a la mujer, qué situaciones viven y cómo se puede intentar que mejoren sus vidas y se amplíen sus libertades.

Un documental de Virginie Linhart del año 2007 producido por Zadig Productions en colaboración de con Sofiber y la participación de France 5 en donde se conmemora la publicación del “Segundo sexo” y se valora la figura de Simone de Beauvoir.

Hannah Arendt: La Banalidad del Mal

 

 

Hannah Arendt

Hannah Arendt es una película biográfica dramática de origen germano-luxemburgués-francés creada en 2012; basada en la filósofa judía-alemana y teórica política Hannah Arendt, dirigida por Margarethe von Trotta (La misma directora de La Visión) y protagonizada por Barbara Sukowa

La película está situada en 1961, cuando se celebró en Jerusalén el juicio del líder nazi Adolf Eichmann. En ese tiempo, la revista The New Yorker escogió como enviada especial a Hannah Arendt, una filósofa judía de origen alemán exiliada en Estados Unidos. Arendt, que se había dado a conocer con su libro Los orígenes del totalitarismo, era una de las personas más adecuadas para escribir un reportaje sobre el juicio al miembro de las SS responsable de la solución final.

Los artículos que la filósofa redactó acerca del juicio despertaron admiración en algunos (tanto el poeta estadounidense Robert Lowell como el filósofo alemán Karl Jaspers afirmaron que eran una obra maestra), mientras que en muchos más provocaron animadversión e ira. Cuando Arendt publicó esos reportajes en forma de libro con el título Eichmann en Jerusalén y lo subtituló Sobre la banalidad del mal, el resentimiento no tardó en desatar una caza de brujas, organizada por varias asociaciones judías estadounidenses e israelíes.

Mujer contra Mujer: Mecanismos Patriarcales de Interacción

the_women_fighting_for_the_breeches_by_john_smith

 

1.- Invisibilización

Nº1: “No!! Una mujer como tú no puede ser feminista Eso no existe.”. Negar mi existencia como feminista es negar que hay mujeres en el mundo capaces de empoderarse, más allá de tu permiso, en sus contextos. Nadie te debe explicaciones, por cierto.

Nº2: “Ella no es mi aliada (ya que no es como yo)”, dicen las feministas que no aceptan a otras como tales, pero aplauden a rabiar las declaraciones a favor de las mujeres pronunciadas por un hombre privilegiado, un macho progre bien vestido y perfumado, asesorado por su publicista, en nombre del slogan “Todas las personas pueden ser feministas”.  Ajá.

2.- Racismo y/o Descarte de Identidad

“Usa tu cerebro, latina/musulmana/gorda/lesbiana/peruana/negra/vieja ..” Este tipo de declaraciones es esperable de mujeres fuera del circuito feminista, pero cada vez lo veo más común entre las activistas; evidencia los mecanismos de exclusión y la tendencia al Ghetto que existen al interior de los colectivos.

3.- Colonialismo

“Déjame decirte lo que es el feminismo real, está claro que no lo sabes ….” Cualquier intento de convencer a otra persona de que nuestra visión es la correcta, es colonialismo. Es colonialismo decirle a una mujer gordita que haga dieta o a una Hiyabi que se saque el pañuelo, a una lesbiana que sea más “discreta” o a una mujer inmigrante que “para que usa esos adornos si este no es tu país”.

Es colonialismo asumir que otras mujeres poseen un “Feminismo que, yo díria es muy superficial e inutil, rayando el fraude y la improvisación” sólo porque no refleja tu perspectiva. Es colonialismo pensar que el mundo es gobernado por tu ombligo y todo el mundo debe vivir de acuerdo a tus caprichos y devaneos intelectuales.

Todo ánimo de intervenir la subjetividad ajena, da origen a una actitud colonizadora.

4.- Mobbing

“Usted no es realmente una feminista, le diré a mis amigas”. Cuando oigo esto, me acuerdo de los códigos de lealtad de El Padrino para con “La Cosa Nostra”.

Tal parece que en nombre de “El Movimiento” es lícito utilizar el chantaje emocional, el aislamiento y mecanismos disciplinarios que se habilitan desde los privilegios contra otras mujeres, a sabiendas que todas luchamos a diario contra el mandamiento de “Conseguir aprobación”.

No hay nada como “El Movimiento Feminista”. Hay algo mejor: Feministas en movimiento. Sería bueno que cultivemos el respeto a nuestros propios ritmos de crecimiento y reflexión.

Por lo demás… Desde cuándo es obligatorio estar en los, así llamados, colectivos? Cada una de nosotras YA ES COLECTIVA; tiene redes, tiene gente que conoce, es capaz de construir afectos y coincidencias con otras.

5.- Personalización

“Mi problema personal con usted, es un problema feminista. Así que eres un obstáculo para el feminismo”. Esta posición es bastante deshonesta, pero muy común. Dos o más feministas tienen una discusión personal y comienzan a “reclutar apoyo”. Por lo tanto, un problema que podría resolverse en privado se convierte en un campo de batalla en la que todo el mundo termina resentida con las demás.

Muchas veces el “obstáculo para el feminismo” explica la antipatía, los resentimientos personales, los celos y .. sí, la envidia entre las feministas por los progresos, logros y desarrollo alcanzado. No hay manera más eficaz para afectar el crecimiento de una mujer que atacar su potencial político.

6.- Apropiación

Nº1: “Todas las feministas musulmanas creen ..” WAIT. Su opinión no es mi opinión y si bien celebro que saques la voz, te pido que no te hagas cargo de la mía.

Nº2: “Si no estás de acuerdo conmigo, estás apoyando el patriarcado”. O sea, no pensar como tú es estar contra ti; de paso, te apropias de la definición del feminismo a tu favor. Si se trata de expresar patriarcado, pues yo o cualquier persona no lo expresa más que tú. El patriarcado vive dentro de nosotras. Como mujeres, hemos sido domesticadas por el sistema para servirle, desde hacer un sándwich hasta difundir la cultura de la violación.

Hemos sido educadas para odiarnos a nosotras mismas y a las demás. Hay una gran diferencia entre estar en desacuerdo en las opiniones y despreciar o acosar a otra mujer por ellas, en su apariencia o identidades.

No estoy diciendo que tengamos que estar de acuerdo en todo, sino en buscar nuevas maneras de lidiar con el desacuerdo. No podemos construir sociedades más justas para las mujeres, si no destruimos los mecanismos de interacción, legado del patriarcado, a través de los cuales reproducimos la injusticia entre nosotras.

Ninguna lucha que se diriga al patriarcado exterior sin rendir cuentas del que llevamos dentro tiene un pronóstico de éxito. Debemos tener el coraje de luchar con el patriarcado dentro de nosotras, no importa lo doloroso que esto podría ser. Esto cuesta un esfuerzo, una conciencia diaria.

Hay muchas definiciones de feminismo, pero todas ellas implican la capacidad de reconocer las capacidades de otras mujeres, junto con las nuestras.

El feminismo es una opción por la autonomía y la libertad de las mujeres: Por todas las mujeres, no sólo para aquellas que son nuestras amigas o piensan, viven y se parecen a nosotras. Nadie gana una discusión al reproducir patriarcado, aunque así parezca. Por lo menos, nadie gana lo que vale la alegría  ganar: El respeto, la igualdad, la justicia y la autonomía.

Frida Cartas: “Con estas Feministas ¡Para Qué Nos Cuidamos de los Machos!”

1444641216_04

El Feminismo de la igualdad, hundido en sólo mirar de qué formas se puede ser mujer u hombre y hablando de género hasta el cansancio, pero no haciendo nada para fugar o destruir estas dos ficciones que atan, que son las primeras cadenas que nos sujetan al Patriarcado

Por Frida Cartas
TransFeminista de a pie, y Lesboterrorista

Hace tres semanas nos llevamos la impresión del año cuando Las Cirujanas, consiguiendo dinero a costa de las luchas históricas de las mujeres, se atrevieron hacer un festival exclusivamente para “debatir” y aplaudir a sus hombres, bajo esta falacia de las Nuevas Masculinidades (un vil copy and paste de las teorías feministas y otro artilugio más de las universidades para hacerse de becas y viáticos, dicho sea de paso).

Lo cual demuestra que por más que hablen de género, no saben mucho sobre esta categoría, pues femenino no es sinónimo de mujer, ni masculino sinónimo de hombre. Y se hacen llamar Femstival como diciendo festival de “mujeres”, pero su programa se centra en nuevas masculinidades como hablando de nuevas maneras de ser “hombre”. Oh, oh.

Después vino el tan publicitado Festival Internacional Lésbico de la ciudad de México, que abordaba, entre otros temas cosificadores, gordófobos y clasistas, un concurso de playeras mojadas, la coronación de una reina estilo playboy, y un taller de maquillaje…

Pero de lesbianas y la identidad política y de lucha que esto conlleva, ni un asomo había. Aún cuando entre sus ponentes e íconos se hallaban feministas de renombre como Patricia Mercado y Gloria Careaga. Quienes evidentemente enmudecieron ante el sexismo y machismo del evento .

Pero la ganadora absoluta del descrédito “antipatriarcal” fue Ixchel Villareal Vázquez, la administradora de esa masiva pagina de Facebook llamada No Quiero tu Piropo, Quiero tu Respeto.

No Quiero Tu Piropo … Ni Tu Feminismo

En esta página se han dedicado desde hace meses a hacer una bitácora post a post sobre cómo ser buen papá, buen hijo, buen hermano, buen esposo, buen novio… cómo ser pues un “Verdadero” y “Gran” hombre, al más puro estilo Martha Debayle. Con el infalible y redituable enfoque de Nuevas Masculinidades, por supuesto.

Esta página se ha empecinado en ser una Plataforma Feminista desde la cual ubicar a los Hombres como prioridad y centro de TODAS sus luchas. Y no exagero. Allí no se cansan de hablar de cuááááááánto sufren ellos, de que no pueden llorar (con lo fácil que es darles a picar una cebolla para que suelten el moco tendido, ¿cierto?) de que la Violencia de Género les afecta (Es claro que violencia se da en las corporalidades con pene, por no alcanzar o cumplir los estereotipos, entre otras cosas, pero por ser hombre, no. Ni de coña) de que el Patriarcado también los oprime igual que las Mujeres… Leyó bien: IGUAL; sí, sí, sí, de la misma forma, con los mismos mecanismos, alcances, implicaciones, repercusiones, injusticias, legitimizaciones, etcétera.

Su pestilente feminismo de la igualdad, entendido como Humanismo (humanismo de Miss Universo, además) atrapado en la carcelaria dicotomía de género, cimentado en el régimen heterosexual, que les hace ver la vida y el mundo como en esa canción de Ricardo Arjona (porque en pareja vinimos y en pareja hay que terminar) aunado a la academia chic, y a sus “cinco pasos adelante del siglo” les han llevado hasta acuñar el término Masculinicidio, para que no quede duda alguna de la igualdad que su página profesa y está, repito, empecinada en esparcir y fomentar.

¿Quéeee? ..¿Masculinicidio?

“Masculinicidio u Hombrecidio”, es, verán, según estudios serios y con-tun-den-tes que difunden en el muro: El asesinato de un hombre por razones de género. ¡Chíngate esa RAE! Tú, RAE, que ni siquieras puedes asimilar el Feminicidio, esto es,  que a las asesinadas por un Feminicida, con dolo y misoginia, se les mata por razones de género y no por el sexo biológico como asientas; acá en No quiero tu piropo, Quiero tu respeto ya te ganaron, ¡Real academia de la gran mierda!

Pero hagamos una pausa. Porque un gran sector de Feministas que no sólo nos enunciamos, asumimos, nombramos, y hacemos feminismos día a día, sino que además representamos y somos, una práctica cotidiana de cuestionamientos y autocuestionamientos, con ética y congruencia, estamos hasta el asco y el hastío, de que se vaya por la vida, el mundo y las redes sociales virtuales, afirmando que Feminismo (como si nada más hubiera uno) es el movimiento que busca iguales derechos para, ¿adivinen? Mujeres y Hombres (pa’ no variar y seguir fortaleciendo al patriarcado). Y ya. No hay más fuera de ello.

¿Dé Qué Conciencia Feminista Hablan?

Estamos hasta el coño, porque en la vida real no sólo se puede ser mujer u hombre, esa es una visión infame, errada en la impuesta dicotomía de género, que invisibiliza, condena, sataniza y estigmatiza a muchísimas otras corporalidades e identidades, como las lesbianas, las transgéneros, las transexuales, las indígenas (porque el género atraviesa la etnia, la clase, la religión, etc., no es lo mismo ser mujer blanca, que ser mujer indígena), las trabajadoras sexuales, las maricas (que no gays, ojo que no es lo mismo)… entre otras.

Feminismo inició como un movimiento, claro, pero hoy día es una praxis, y una que no necesita, forzosamente, de un sustrato teórico, medible y cuantificable, como le es vital a la ciencia y academia patriarcal para existir. Hay muchísima gente en el planeta haciendo feminismos en la práctica, en sus vidas, sin siquiera saberlo o nombrarse feminista, sólo porque sabe y siente que no le dejan vivir y no es libre, y hace algo para combatir esa opresión, y no dejarse imponer.

Es un Feminismo tramposo, liado con el Estado, la democracia y las instituciones, vía las políticas públicas y las leyes, que sólo se quedan en el papel y en selfies, o en informes de gobierno o estadísticas de una tesis o una ONG (como si la gente fuéramos números), pero que en los contextos diarios, en la realidad de las mujeres, las no mujeres y la diversidad de mujeres, jamás llegan. Ellas siguen muriendo, física y socialmente, desde por nacer con vulva, y después por el hecho de ser encasilladas dictactorialmente en el “ser mujer”. En el género.

Asumirse, pues, ser feminista, no sólo es un enunciamiento. Implica tomar conciencia de la opresión, dominación, abuso, explotación, coerción y dependencia de todas las formas y categorías poderosamente opresivas y, desde luego, hacer algo contra ellas: Deconstruirlas, destruirlas, reventarlas. De modo que este Feminismo de la Igualdad alienado y alineado con el Estado, no se cansa de publicitar la equidad, la paridad, la cuota, la inclusión, la no violencia, la paz, el respeto, la tolerancia, la libertad de expresión, blá blá blá… adornando así las formas pero jamás combatiendo los fondos. ¿De qué conciencia hablan?

Al consumir todos estos “respetuosos” instrumentos de manipulación, orquestados desde el poder patriarcal, tomados y robados de sus propias demandas feministas, estas defensoras de la igualdad, perpetúan también el control y pacifican la digna rebeldía, beneficiando al sistema. Con ello, mantienen vigente mucha de la violencia de género que se vive, porque Hombre y Estado son dos categorías poderosamente opresivas, que ni siquiera se cuestionan.

Feminismo del Estado, valida el Patriarcado.

Específicamente el Estado Mexicano es la figura del hombre protector, del padre benefactor, el macho feminicida. Y seguir insistiendo que se puede trabajar con él (casarse con él para bajar recursos), es lo mismo que seguir insistiendo que a los hombres hay que llenarlos de nuevas masculinidades, pero no haciendo nada por atacar la raíz del problema. Que es acabar con la idea de ser hombre, y construir otras formas de autogobierno, y otras organizaciones autogestivas.

Nadie les niega sus Feminismos, pero ¿Que deconstruyen algo?, mentira. ¡Una gran mentira! Más bien se dedican a reproducir lo peor del Heteropatriarcado (Hetero NO de heteronorma, como tanto les encanta nombrar, sino de heterosexualidad, cosa que tampoco reconocen ni se cuestionan). Se dedican a reproducirlo con maneras sutiles y a veces no sutiles. Hablan, por ejemplo, de derechos para seguir haciendo familias (diversas, homoparentales, igualitarias), pero no se cuestionan el hecho de seguir relacionándose en familias. Y así por el estilo.

Este Feminismo Heterocéntrico, donde el máximo-ideal es tener una linda familia de cajita feliz Mac donald’s, con un hombre bueno, solidario, que les “ayude” en casa, y de vez en cuando dé unas palmaditas en la espalda a los hijitos, y hasta cambie un pañal si su humor se lo permite, está a todas luces basado en la heterosexualidad, no como orientación sexual, sino como un sistema de control de vidas y cuerpos, un régimen fascista donde lo más “natural” y “normal” es que si naces con vulva eres mujer, si naces con pene eres hombre, y así crecerán un día, consumando el cuento de amor romántico, monógamo, y se casarán, se reproducirán. ¿Fin?

¿Cuando Cuestionamos la Categoría “Hombre”?

La Heterosexualidad y la impositiva Dicotomía de Género, son dos cimientos enormes del Heteropatriarcado, donde el Machismo y el desprecio y odio por la mujer y la feminidad, encuentran su fuerte y conllevan a matar. Y todavía hablan de violencia contra las mujeres y de violencia de género, cuando están ahí, colaborando directamente con él. Hablan para verse activistas, preocupadas, académicas, líderes, importantes. Y no lo digo yo, lo demuestran sus acciones y sus prácticas.

Nadie está negando tampoco que estos hombres no puedan hacer su lucha y se interesen por los feminismos, pero eso lo tendrían que hacer solos, por allá, lejos de los espacios históricamente ganados y construídos. Y lo tienen que hacer sin esperar que nadie les aplaude o les agradezca, porque no están haciendo un favor, ni siendo generosos. Pero al feminismo de la igualdad esto les parece simplemente inconcebible, ya que el sistema capitalista también les ha vendido optimismo, esperanza, hermandad, el “vamos a unirnos con ellos”, porque así somos más “fuertes”. Cuando la verdad es que solas, la diversidad de mujeres, ya somos fuertes y enormes en sí.

¿Y qué es lo que han hecho entonces muchas feministas, como Las Cirujanas, o Ixchel Villareal, a lado de sus “Compañeros”? Se han montado en el discurso igualitario, para venir a decir/ imponer que ellos pueden ser hombres de otras maneras, con nuevas masculinidades. Pero sobre dejar de ser Hombres, no han dicho nada ni se han cuestionado un carajo, ni ellos ni ellas.

Pero LEANLO MUY BIEN: El Feminismo NO necesita de Hombres Feministas, sino de Hombres que dejen de ser Hombres. Y dejar de ser hombres no significa que se trocen el pene o dejen de ser rudos o lloren (eso es lo de menos). Ojalá les diera la capacidad de entendimiento para comprender esto.

Su Feminismo Androcéntrico, como el otro feminismo de la igualdad, polite, académico, y burgués, escudándose en la cultura de la paz, la no violencia, el respeto, la tolerancia, la libertad de expresión, el todos somos humanos , antes de ser mujeres u hombres somos personas … y demás mierdas, nos está oprimiendo, asfixiando. Y no lo vamos a permitir.

Habemos muchas Feministas Rabiosas (porque la rabia es política).Habemos muchas que no aceptamos el manual de la buena feminista y la activista progre, fina y educada. Habemos muchas que no vamos a conciliar, porque no somos dulces: Somos irreverentes, políticamente incorrectas, sucias, subversivas, maleducadas, groseras, intolerantes, y No Queremos tu Piropo, Queremos que te Mueras . Y por decirlo, por no ser lo que nos enseñaron e impusieron (y pretenden imponernos todavía) somos señaladas como las “hembristas, feminazis, odiahombres, microfascistas” y demás.

¡Pues vengan sus etiquetas! ¡Podemos ser peores, eh! ¡Tengan cuidado!